Viajó con sus quesos en un bolso y ganó dos medallas de oro en un Mundial

En Gales, Juan Mendoza, que produce en Toro Pujio, Córdoba, fue galardonado por un stracco y un queso azul.

Después de una travesía de 48 horas, dos micros, dos aviones y muestras que no llegaban a la World Cheese Awards que este año se hizo en Gales (Reino Unido), Juan Mendoza, el productor de quesos de Toro Pujio (Córdoba), viajó el domingo pasado con su “bolsito” y sus dos quesos que ganaron el oro. Los premios fueron para su queso azul y para su stracco (tipo gorgonzola) que, además, pasó a la competencia del súper oro que ganó un suizo.

Mendoza es dueño de Toro Azul, que elabora 2000 litros de leche por día, convirtiéndolos en stracco, queso azul, mariello y quadrato blue. Trabajan él y una persona más, pero, indirectamente, genera “movimiento” a muchos otros en el pueblo.

“Somos una pyme de quesos artesanales en donde hacemos todo a pulmón sin que nadie nos ayude por chicos que somos”, dijo a LA NACION desde Gales, a horas de haber sumado más premios. Este año ganó en los tres concursos realizados en la Argentina y el año pasado su stracco se llevó la medalla de plata en el World Cheese Awards, realizado en España.

Recién terminó el “mundial de los quesos” y él ya está viendo cómo irá al de Noruega el año próximo: “Una vez por año salgo; me lo impuse. Lo hago por pasión, para defender mis quesos y darle valor agregado. La familia de los queseros es hermosa, se hacen contactos, se intercambia, se aprende”.

Mendoza nació en Santa Fe, en San Jerónimo Norte, donde su mamá trabajó 40 años en una fábrica de quesos, donde él mismo entró. En su vida cambió muchas veces de empleo, pero siempre dentro de la industria. Recorrió el país haciendo quesos y productos lácteos.

La fábrica que tiene en Toro Pujio está donde funcionó una antes que se especializaba en queso azul. El lugar estaba abandonado; lo alquiló y arregló para empezar a producir de manera continua a fines de 2018. Ese mismo año ganó tres premios en el concurso nacional de Quesos en la Expo Suipacha.

“Desde 2019 nunca más salí a vender; por fortuna las ventas nos superan. Trabajamos muchísimo, todo el día, pero nos va bien -describió-. Ser chiquito mata cuando uno habla con los políticos, pero en un pueblo en medio de la nada lo que hacemos, el impacto para otros, importa”.

Mendoza pensó que este año sería más fácil la participación en Gales, que con mandar las muestras alcanzaría. Pero el viernes pasado a la noche le avisaron que no llegaban, que había problemas.

“Terminó siendo igual que en el 2021 cuando enfrenté una serie de inconvenientes con la documentación que se resolvieron y me traje los quesos yo. Ahora hice lo mismo, levanté los dos quesos y salí de Arroyito a Ezeiza, de ahí a Amsterdam, después a Londres y con un auto a Gales. Valió la pena”, subrayó.

En la competencia participaron unos 4000 quesos de todo el mundo, de los cuales 90 pasaron al súper oro, al que llegó el de Mendoza. Hay un argentino más compitiendo; el resultado -en su caso- se conocerá este jueves.

Este año un gruyère surchoix de Suiza fue elegido por un panel de jueces; es elaborado por Interprofession du Gruyère y se trata de un “queso artesanal realmente refinado”.

Por: Gabriela Origlia para La Nación

Comparte el articulo

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Linkdin
Comparte en WhatsApp
Comparte en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!