23 septiembre, 2021 11:53 am

Tensión en la industria lechera: el gremio pide 49% de aumento

Con una caída en el consumo de leche de 8%, decididamente 2016 fue uno de los peores años para la industria láctea. Por lo que dicen los empresarios, el gremio parece no haberse enterado.

Lo cierto es que mañana encaran una nueva discusión paritaria con un sindicato como Atilra (Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera) que sabe que hacer paros y asambleas en fábricas de productos que son perecederos, como los lácteos, impulsa cualquier negociación.

En el arranque de 2016 Atilra se abrió camino exigiendo paritarias semestrales con un primer aumento de 26% y busca otro en el cierre del año de 23%.

Para los industriales ese 49% que totaliza es “excesivo, por que supera la inflación de 2016 que en el peor de los casos llegó a 40% y es muy difícil de pagar”. A eso se suma “un aporte patronal solidario” que llega a $ 3.600 por empleado y por mes que se destinan a una Fundación del propio gremio con gastos “difíciles de controlar”. Desde Atilra replican que las obras están a la vista, como el centro de salud de alta complejidad que levantan en Sunchales junto a la Fundación Favaloro. Al aporte, instaurado desde 2009, lo pagan las compañías de gran tamaño, como La Serenísima y Danone. Las pymes lecheras decidieron recurrir a la Justicia y no lo están desembolsando. Y le pasan factura al gremio por “la difícil situación de numerosas firmas”.

Ayer el presidente del Centro de la Industria Lechera, Miguel Paulón, reconoció que hay posturas hasta ahora irreconciliables: “Lo que ellos han dejado trascender públicamente como pretensión, significa superar en un 50% nuestra oferta y eso es matador”, dijo.

La paritaria debió estar cerrada a fin de 2016, pero sorpresivamente Héctor Ponce, a quien llaman “Etín” y lidera Atilra desde hace 14 años, se fue de vacaciones. El gremio tiene 25.000 afiliados y sus empleados, que llegan a 700 están, curiosamente, afiliados al sindicato de empleados de Comercio.

En lo que es una demostración de fuerza antes de sentarse a la mesa, Atilra comenzó con asambleas en la mayoría de las plantas que para los empresarios “son paros encubiertos que provocan pérdidas millonarias”. En el gremio sostienen que es la manera que tienen para intentar recuperar lo que han perdido de poder adquisitivo a causa de la inflación.

Fuente: Clarín

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!