“Seguimos con una lechería de achicamiento” Gustavo Vionnet de Carsfe

Jugando con la falta de lobby del sector lechero, el Gobierno Nacional sigue ganando tiempo. No hay peso de las industrias y mucho menos de los tamberos, para apurar soluciones o definiciones para el sector.

Bañada la realidad por lo que deja la reestructuración de SanCor, no hay más que una promesa de presentación de un Plan lechero nacional, que genera más dudas que certezas.

Agroactiva sirvió para reconfirmar que el sector lechero es el de menos relevancia para el Gobierno Nacional. Una vez más pasó la oportunidad de generar vínculos más estrechos desde la Nación con el sector y en el propio territorio santafesino se quiso ensayar un discurso positivo para el segmento agropecuario, donde la lechería no cuadra.

Alejandro Sammartino limó opiniones puntiagudas con dirigentes de Meprolsafe, logrando simplemente extender una invitación para el encuentro de la mesa lechera de esta tarde en el Minagro, que aún no logra situar en su lugar de debate a la comercialización, la materia pendiente más angustiante de la cadena, a pesar de estar incluida en el Acuerdo de Venado Tuerto, desde inicios de enero de 2016. De aquella idea de sentar a todos una vez al mes en el Ministerio, se pasó a esto, un encuentro superficial y esporádico que este martes a las 14 dará que hablar.

Lo que el Subsecretario de Lechería no dejó trascender demasiado fue el contenido de su encuentro con el presidente, Mauricio Macri (quien nunca se sentó con la cadena lechera), pero seguramente le acercó un mensaje positivo en medio de tanta crisis irresoluta a nivel nacional, pero muy maquillada hacia arriba desde el Ministerio de Agroindustria. Lo que sí se pretende instalar es la firmeza contra Atilra. La contestaría gremial cerca los temores de las industrias, mientras la Nación promete apoyo en caso de bloqueos o manifestaciones ya clásicas dentro y fuera de las plantas.

Baja desde el Poder Ejecutivo la intención de no abonar el día de paro a los trabajadores de la industria láctea, de fortalecer a las industrias de todos los tamaños ante la presión del gremio, a pesar de los años que se dejó crecer a un poder que va mucho más allá de los derechos de los trabajadores.

Sin novedades

Mientras los días pasan, la promesa de arribo “en breve” de los fondos de la Nación a Santa Fe, a modo de préstamo para los créditos a productores tamberos se empieza a leer como “a la larga” ser hará realidad.

Nadie en la Nación se hace responsable de la gestión y son los productores inundados en enero y golpeados por la merma drástica en la producción de materia prima son los que esperan un salvavidas ínfimo que no llega. Este incumplimiento de lo que se planteó por el propio ministro Ricardo Buryaile como algo inexorable, da una muestra más del desinterés por el sector. Eso sí, en el juego de opiniones sobre SanCor todo se engolosinan en los ideales, pero no van a lo más básico que debería ser sustentar a los tamberos y esta ayuda de dos mil pesos, hasta 200 vacas por productor podría servir como auxilio, sin embargo la demora de este préstamo a la provincia y posteriormente al productor, con un año de gracia y tres de devolución hace extensa la posibilidad de concretarse.

Tomando declaraciones radiales de Gustavo Vionnet, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe, se entiende la necesidad. “Desde enero solicitamos ayudas extraordinarias, para situaciones extraordinarios, pero eso no llegó nunca. Recién hace algunas semanas se empezaron a pagar algunos créditos a productores, por parte de la provincia, ahora hay una posibilidad de tomar créditos en el Banco Nación, pero no deja de estar muy mal financieramente la empresa tambera, por lo tanto la ayuda que no aparece genera remates constantes y el drenaje de los tambos más chicos”. Ante esto, el dirigente considera que “desde la Nación se tiene la concepción que la lechería argentina tiene que hacer su ajuste, desde el sector primario que para ellos es ineficiente, sin embargo es consecuencia de tantos años de renta negativa, con cero inversión y mínimo gasto que da como resultado una lechería de pobreza y encima se anuncia que vamos a crecer al doble de la producción. Entonces se vive en una irrealidad y si esto se ajusta solo existe un 70 por ciento de los tambos amenazados, más un 90 por ciento de industrias amenazadas, la verdad es que nos da pocas expectativas y seguimos con una lechería de achicamiento que sigue bajando sus niveles productivos año a año, sin que haya un quiebre desde arriba”.

Perdiendo directamente en las regiones tamberas, Vionnet manifiesta concretamente que quienes toman decisiones no saben mirar. “Buryaile es un productor ganadero de carne de Formosa, que no sabe nada de lechería y por ende deja la responsabilidad en Ricardo Negri (secretario de Agricultura) y en Sammartino, que hace periodismo lechero hace muchos años, pero no significa que sepa de lechería. Por eso, a mí lo que me parece es que perdemos la oportunidad de tener diversas visiones sobre la lechería argentina, sin asesoramiento o debate sobre el tema y librando todo al ajuste por sí sólo, que llegue por una situación climática más que acelere ese achicamiento, o vamos a un lento drenaje que vuelva cada vez más pobre al sector”, concluyó.

Elida Thiery para Edairynews

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!