¿Quién ganó y quién perdió con el nuevo acuerdo lechero?

La salida al conflicto planteado para liberar los fondos para SanCor estuvo durante muchos días mostrándose esquiva, ninguno de los protagonistas parecía dispuesto a moverse de sus posiciones y el gobierno había hecho declaraciones públicas muy claras, Macri incluido,  como para aceptar algo diferente.

Pero, cuando todo parecía encaminado al fracaso se selló un acuerdo, que a grandes rasgos podríamos resumir en los siguientes puntos:

  • Se da por finalizado el “aporte solidario”, que será reemplazado por uno nuevo de $ 750 por trabajador en convenio para las empresas de menos de 70 operarios y de $ 1.500 para las de más de 70. Actualmente ese monto alcanzaba los $ 3.838.
  • La deuda que mantienen las empresas pymes con el gremio será condonada bajo el compromiso del pago del nuevo aporte.
  • Los juicios al respecto serán levantados corriendo las partes con las costas correspondientes.
  • El aporte estará vigente hasta diciembre, para cuando se espera se haya discutido un nuevo convenio colectivo de trabajo para el sector.

¿Todos ganaron?

Atilra es visto por muchos como el gran perdedor, vio reducirse su ingreso extra por empleado de manera considerable, pero pocos hablan de que la pérdida en el monto seguramente será compensada por un mayor número de aportantes. Lo cierto es que hoy solo tres empresas del CIL estaban al día, las Pymes en juicio no lo pagaban por no haber firmado el anterior acuerdo, ahora están obligadas a hacerlo.

El CIL, la cámara que había avalado en 2009 el “aporte” vio reducir el monto de manera considerable, pero no logró equidad en ese monto con las Pymes, ni que les perdonaran las deudas a sus empresas (quedó para revisarse luego). Un empresario del sector fue contundente, “no es lo ideal pero es mucho más razonable que lo que veníamos pagando”.

Para Apymel esta era la última batalla de una guerra que llevaba varios años librándose en el plano judicial. Lograron la condonación de la deuda y un acuerdo sobre las costas judiciales equitativo. Pero a su vez se han comprometido a pagar este aporte, algo que antes no hacían. “Algunas empresas de nuestro sector plantean dudas, pero lo cierto es que para nosotros fue volver a ser dueños de nuestras fábricas, nadie nos podía asegurar la victoria judicial y hoy la deuda en muchos casos superaba lo que valen las empresas”, aseguró uno de los firmantes.

El gobierno fue el gran protagonista de esta historia, cuando el salvataje a SanCor estaba acordado impuso la condición de negociar el “aporte”. Definiciones terminantes como “no habrá ayuda si no se revisan las distorsiones del sector” lo pusieron en una posición dura y no mostrada hasta el momento. Por lo bajo había un rum rum de que la verdadera intención era la de mostrarle los dientes al sindicato, parece haberlo logrado, pero por ahora la dirigencia de Atilra goza de buena salud.

¿Y SanCor? Esa es otra historia.

Fuente: Por Damián Morais para www.edairynews.com

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!