No logran reactivar el consumo: acumula 16 meses de caída

Afecta a casi todos los productos de la canasta básica; los comercios chicos son los más perjudicados; el Gobierno insiste en que el fenómeno ya se superóPor Alfredo Sainz | LA NACION

La «reactivación del consumo» que no se cansa de anunciar el Gobierno todavía no se siente en las góndolas. Las ventas de alimentos, bebidas y el resto de los productos de la canasta básica volvieron a sufrir una baja en abril, de 1,6% en unidades, y de esta manera acumulan 16 meses ininterrumpidos de números negativos a nivel nacional.

Según la medición de la consultora especializada CCR, la baja atravesó prácticamente todos los rubros -con algunas excepciones, como cerveza y agua mineral, que siguieron mostrando cifras positivas- y se sintió con especial fuerza en un sector muy sensible al consumo de las clases populares: los alimentos de almacén. Esta categoría, que agrupa desde fideos hasta arroz y aceite, en abril sufrió una baja de 4,3% en volumen.

La medición además echa por tierra las esperanzas que habían manifestado en las últimas semanas distintos funcionarios que, sobre la base de algunos indicadores y el fuerte impulso a programas como Precios Cuidados y Ahora 12, se atrevieron a pronosticar el fin del estancamiento del consumo, uno de los pilares del modelo.

En un contexto de caída de la demanda, el dato positivo es que la inflación volvió a mostrar una importante desaceleración en los supermercados. Según la medición de CCR, los precios promedio de los productos que comercializan las grandes cadenas en abril tuvieron una suba interanual de 28,1% frente al pico de 43,7% que se había registrado en mayo de 2014.

Los datos corresponden a la medición que hace todos los meses la consultora especializada CCR y que toma en cuenta los datos aportados por las propias empresas de comercialización en todos los canales de venta, desde los grandes hipermercados hasta los almacenes de barrio, pasando por los autoservicios chinos y los nuevos minimercados de proximidad como los Carrefour Express y Día%.

A la hora de explicar los flojos resultados de abril, en CCR destacan que la desaceleración de los precios en las cadenas de supermercados que se verificó en los últimos meses no alcanzó a compensar la falta de actualización de los salarios, como producto del retraso en las negociaciones paritarias y la decisión del Gobierno de no aprobar aumentos salariales por encima del 27 por ciento por un año.

«Esta vez la caída en la demanda se produce en un contexto diferente, en el que, a pesar de disminuir la velocidad de crecimiento de los precios, la demanda no respondió en la misma medida», señaló José Amodei, director de CCR.

«Hay que tener presente que en abril todavía no se cerraron acuerdos por paritarias en sindicatos significativos, por lo que los ingresos están corriendo detrás de los precios», agregó Amodei.

LOS MÁS GOLPEADOS

Si el panorama dista ser bueno para las grandes cadenas, en el caso del llamado canal tradicional (integrado básicamente por los almacenes y autoservicios de barrio) el escenario es mucho más preocupante.

Según la medición de CCR, en abril las ventas de este tipo de comercios sufrieron una caída de 2,5% en unidades, tomando como referencia un mes que ya había sido muy malo para el sector (en abril de 2014 la demanda en este canal había sufrido un retroceso de 1,8% frente al mismo mes del año anterior).

Para los comercios más chicos, la caída viene de larga data y el deterioro se inició en 2014. En el sector apuntan a dos factores. El primero es la decisión de las grandes cadenas internacionales de atacar el nicho del negocio de cercanía potenciando propuestas como Carrefour Express -que hoy cuenta con 370 tiendas distribuidas en la Capital Federal y el conurbano bonaerense- y Día% (que reúne a más de 600 locales, con un foco puesto en Buenos Aires y Córdoba y cuyo próximo paso será la conquista del norte del país).

El segundo factor que explica la pérdida de clientes de los almacenes de barrio y los autoservicios chinos es el programa oficial de Precios Cuidados.

Pese a los esfuerzos que hizo la Secretaría de Comercio para llevar los productos de la lista con precios acordados a todos los canales comerciales, hasta ahora el plan oficial está muy centrado en las grandes cadenas de supermercados, que a costa de una reducción en sus márgenes de rentabilidad lograron quitarles clientes a los competidores más chicos.

FALTA DE HERRAMIENTAS

En CCR destacaron además que los supermercados están mejor preparados para resistir una baja en las ventas porque cuentan con herramientas que no están al alcance de los pequeños comercios minoristas, como las actividades promocionales en los puntos de venta y la posibilidad de ofrecer pagos en cuotas a través de las tarjetas de crédito.Además señalan que cada vez más consumidores se muestran dispuestos a recorrer distintos puntos de venta en búsqueda de ofertas y descuentos. «Los niveles altos y medios están frecuentando por mes hasta cinco comercios diferentes a la hora de hacer sus compras», explicó Amodei.

LA NACIÓN

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!