Marcada incertidumbre por el precio de la leche de abril

Las empresas pagarían entre $ 3,20 y $ 3,60, aunque algunas pymes podrían elevar el valor hasta los $ 4,00. Además los tamberos esperan la liquidación de los subsidios de $ 0,50 por los primeros 3000 litros diarios. Todo esto más la paritaria de Atilra y el reclamo de Camioneros hacen un coktail explosivo en el momento más difícil de la lechería.

Por Gonzalo Rodríguez (Redacción LA OPINION). – Si bien dejó de llover, un halo de abatimiento que preocupa a propios y extraños sobrevuela por nuestra zona. La llovizna registrada ayer luego de dos semanas sin precipitaciones generaron temor y desconfianza, mucho más si tenemos en cuenta que el agua tarda en escurrir en gran parte de la región y que algunos productores aún no pueden sacar la leche.
Dentro de este panorama el precio del litro abonado por las industrias, motivo de lucha de varios años a esta parte y principal factor del derrumbe de los tamberos, pasó a un segundo plano. No obstante por estos días vuelve a ser crucial para aquellos productores que sueñan con mantenerse en la actividad. La baja de la producción por el factor climático, la pérdida de animales por las inundaciones, la nula rentabilidad de los últimos tiempos y el aumento considerable de los costos de producción parecen conjugarse en un cuadro de situación imposible de sobrellevar. Igualmente muchos lo seguirán intentando.

¿$ 4,00?
Por estas horas las industrias definirán el valor que pagarán por los litros del mes de abril. De acuerdo a lo que pudimos averiguar las empresas van a liquidar entre $ 3,20 (bastante más que los $ 2,80 promedio de marzo) y $ 3,60. ¿Qué incide para que se genere esta diferencia? “El poder de presión de cada tambero, depende de la industria en cuestión” afirmó a este medio un histórico productor, que viene porfiando la situación como tantos otros.
No obstante algunas Pymes lecheras podrían abonar casi $ 4,00, por lo que aquel vaticinio, imprudente, de Sammartino (subsecretario de Lechería) podría cumplirse. Claro, para ello incidiría la necesidad de abastecimiento por parte de esas pequeñas empresas, ávidas por mantenerse dentro de la cadena láctea y bajo la indisimulable lupa de las grandes fábricas.
Todo esto sin contar el aporte del Estado: están pendientes de liquidación las compensaciones por las producciones de febrero y marzo, que otorgan a los productores $ 0,50 ($ 0,40 va a abonar Nación y $ 0,10 va a pagar Provincia) para los 3000 lts. diarios de todos los tambos.
En síntesis, los productores percibirían este mes entre $ 3,70 y $ 4,50 por litros, que podría entre $ 0,15 y $ 0,17 en caso que la percepción del 5% del IVA les juegue a favor.
Como se puede comprobar, estos aumentos significarán apenas algunos pesos más dentro de una coyuntura que tiene a los costos de producción siempre como la zanahoria inalcanzable. Ya se anuncia que los precios de mayo volverán a subir y que tendrá a los $ 4,00 como piso. Si es así entonces en góndola el litro de leche fluida, entre otros productos, seguramente superará los $ 20,00 ya que en el último mes y medio se observaron subas de entre $ 2,00 y $ 4,00 en los comercios. Entonces la participación de los tamberos en el precio final no llegará al 20% y la cadena aún sin revisar.
En este sentido es necesario recordar el último comunicado del CIL, donde las industrias pidieron “comprensión” a todos los sectores: “las relaciones de oferta y demanda cambiaron drásticamente, la industria láctea buscará por todos los medios una sensible mejora del precio al productor de leche, tan necesaria como urgente dados los motivos ya expuestos en los párrafos precedentes. Asimismo, nuestra Entidad solicita al resto de la cadena láctea, y a los consumidores en particular, la máxima comprensión ante esta delicada como crítica situación por la que está atravesando nuestro sector”.

OTROS FACTORES
La difícil subsistencia de los productores no es el único parámetro negativo del complicado momento lechero. Las industrias evidentemente sufrieron (o sufrirán) más cimbronazos luego de estos excesos hídricos que perjudicaron los volúmenes de producción quizás para siempre.
En la mitad del camino entró a tallar también la cuestión gremial. Atilra ya puso el grito en el cielo y podría armar barricada si no se acuerda la paritaria. Los trabajadores lácteos no firmarían por menos de un 42% de aumento salarial, mientras que el rumor que ganó la calle habla de un 0%.
De un lado proclaman que no quieren ser, ante la suba de precios de insumos y servicios, la variable de ajuste, del otro buscan evitar el aumento salarial para que no haya reducciones de los puestos de trabajo, mientras los comentarios pesimistas sobre bajas de personal ya ruedan en la calle.
Finalmente, se debe agregar el reclamo de Camioneros, que vieron en este tiempo cómo la coyuntura afectó a sus choferes que transportan la leche. En este caso los reclamos son con los gobiernos ya que las caídas tanto de los tamberos como de las industrias afectarían directamente esos puestos de trabajo. La semana pasada, en complicidad con ambos sectores de la cadena, repartieron leche en Santa Fe y Rosario y si nadie acusa recibo amenazan con una movilización para este viernes desde nuestra ciudad hasta la capital provincial. Más presión para una olla que no da más.
http://diariolaopinion.com.ar/

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!