Fondos para Sancor: dan prioridad de cobro a productores y a operarios

En los primeros días de la semana próxima se concretará el primer desembolso del préstamo por 450 millones de pesos que el Gobierno nacional le hará a Sancor, a través del Fondear, para que pueda llevar adelante un plan “de reestructuración sustentable”. La operación de salvataje compromete a la emblemática cooperativa, pero gatilla repercusiones económicas y algunos beneficios sobre el resto de la cadena lechera.

De acuerdo con el plan de contingencia que presentó Sancor para acceder a la ayuda financiera, ese crédito dará prioridad para cancelar salarios con los operarios y con el pago a productores lecheros que proveen la materia prima, según pudo saber La Voz de fuentes del Gobierno.

A cambio de la asistencia financiera a Sancor, el “convenio marco sectorial de la industria láctea” rubricado ayer entre el Gobierno nacional, el sindicato y la industria láctea permitirá atacar el costo laboral, lo que favorecerá no sólo a Sancor, sino también al resto de la industria. Esto por la vía de reducir los montos de los aportes mensuales que las empresas tenían comprometidos con el gremio Atilra. También fue acordada la apertura para la revisión del convenio colectivo, con una serie de puntos que deberán ser abordados dentro de un plazo de 30 días.

 También se menciona que el Ministerio de Trabajo procederá a la homologación del último acuerdo salarial de la actividad, del pasado mes de abril.

Las partes acordaron un nuevo esquema de aporte empresarial que fue fijado en 750 pesos por mes y por empleado para las empresas Pyme que cuentan con hasta 70 trabajadores. Para las lácteas no Pyme y con más de 70 empleados, el aporte fue fijado en 1.500 pesos. Ese bono ascendía en la actualidad a unos 3.600 pesos aproximadamente, según declaraciones públicas de los industriales.

Un dato igualmente importante en el acuerdo es que se condonan los montos adeudados por este concepto para las Pyme o empresas de la industria lechera con hasta 70 empleados.

Algunos cálculos indican que estas flexibilizaciones le darían un oxígeno a la industria láctea en general por unos 800 millones de pesos.

En aquellos casos en los que existieran acciones judiciales motivadas por este punto –dice el acta– “se insta a las partes a dejarlas sin efecto, acordando en cada caso en particular el modo más conveniente para terminar el proceso”. Y se sugiere que las costas y los gastos sean por el orden causado (es decir que cada actor se haga cargo de las obligaciones de su parte).

También se agrega que, en caso de que existan montos adeudados en concepto de aporte mensual permanente por empresas que no sean Pyme o que superen los 70 empleados en la industria, “las partes se comprometen a negociar para buscar una solución”.

Ministros

En la rúbrica intervinieron los ministros de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y de Trabajo, Jorge Triaca, junto con Ignacio Werner, asesor del Ministro de Producción, Francisco Cabrera y representantes de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra), del Centro de la Industria Lechera (CIL) y de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel).

Según una comunicación oficial del Ministerio de Agroindustria, “con el compromiso de las partes, se acordó la modernización del convenio colectivo del sector y una modificación del aporte patronal permanente, que permitan impulsar el desarrollo y la competitividad de la industria láctea, y mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores”.

Esto tendrá como contraparte que el Gobierno nacional asistirá financieramente a Sancor “en el marco de un plan de reestructuración sustentable que permita su desarrollo”.

El primer desembolso del crédito dispuesto por el Gobierno deberá efectuarse en un plazo de cinco días (vencería el próximo miércoles). En caso de no efectivizarse, el gremio Atilra tendrá la facultad de denunciar total o parcialmente el acuerdo y volver atrás con las convenciones anteriores.

Siete meses clave

Plazos para el ajuste. Mientras en el Gobierno estiman que la ayuda financiera le permitirá a Sancor ejecutar un plan de contingencia y estar en el radar de inversores, comenzó a correr un plazo para la prometida reestructuración. En diciembre habrá una nueva cumbre para verificar los resultados, desde la parte empresaria y la gremial. En función de ese análisis, se podría ratificar el rumbo o efectuar modificaciones.

Fuente: La Voz

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!