17 septiembre, 2021 12:16 am

El Gobierno revisará su estrategia para enfrentar la crisis en la producción lechera

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dio buenas noticias al sector lechero. Anticipó que se reunirá con sus pares de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y de Producción, Francisco Cabrera, para analizar nuevas medidas de socorropara evitar el cierre de más tambos.

Lo hizo en la Exposición Rural de Palermo.

El problema de la lechería es fácil de describir: cada vez que ordeñan sus vacas (y lo hacen sin pausa dos veces al día), los productores están perdiendo de $1 a $1,50 por litro de leche, según su escala, su grado de tecnificación y los costos que enfrentan.

El propio Buryaile estimó el lunes que el valor de ese litro debería llegar hoy a un promedio de $5, cuando la mayoría de los productores apenas estaría recibiendo 4 pesos.

«Nosotros intentamos ayudar con el esquema de compensaciones, pero está claro que la solución no pasa por ahí sino por el precio», se sinceró el funcionario macrista.

Su cartera distribuyó en el primer semestre unos $1.100 millones como paliativo para unos 10.500 productores de leche, pero esta ayuda no llegó a compensar las pérdidas y, por el contrario, actuó como incentivo para que los demás eslabones de la cadena láctea demorasen la suba de los valores pagados a los tamberos.

La semana pasada, en una reunión con funcionarios e industriales, la mayoría de las entidades que representan al productor primario se levantaron de la mesa de negociaciones, en elprimer cortocircuito visible entre el sector rural y la administración de Mauricio Macri.

Desde hace meses que los productores afirman que la solución a los bajos precios hay que buscarla dentro de la cadena, pues mientras ellos cobran poco el consumidor paga los lácteos cada vez más caros.

Sin medias tintas, los tamberos argumentan que el dinero que a ellos les falta para cerrar las cuentas pasa a engrosar las ganancias de los supermercados. Por eso insisten en sentar en la mesa a la cadena comercial.

La crisis lechera, que ya lleva más de dos años, se coló como una piedra en el zapato de la edición del 150 aniversario de la Sociedad Rural. En Palermo los animales de razas lecheras brillan por su ausencia.

Solamente hay un puñado de Holando Argentina y Jersey, que llegaron de la firma de genética CIALE, de Ricardo Smith Estrada, y de otro par de cabañas.

Ese empresario, de buena llegada con muchos funcionarios del nuevo gobierno, es uno de quienes más gestiones está realizando por estas horas para que el Gobierno anuncie medidas que permitan revertir la situación de los tamberos.

Comparte la idea de que los supermercados deben ser corresponsables de la solución y sugiere la aplicación de un código de buenas prácticas comerciales, que entre otras cosas limite los plazos de pago.

En ese aspecto, la fábrica La Serenísima aportó este lunes una de las pocas buenas noticias que reciben sus productores en los últimos meses.

«Queremos informarle que adelantaremos el plazo de pago del saldo de la producción remitida a partir de julio, volviendo a liquidar el 100% del mismo en un solo pago, como era habitual, el último día hábil del mes siguiente», indicó una circular de Mastellone a sus proveedores, según publica Clarín.

Fuente: I profesional

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!