Alimentación saludable: ¿sí o no a la leche?

En la actualidad, el consumo de los lácteos se ha puesto en discusión ya que muchos consideran que produce varias enfermedades y que los seres humanos somos la única especie animal que, tras superar la época lactante, seguimos tomando leche. Sin embargo, la Facultad de Medicina de Fundación Barceló considera que: “los lácteos (leche, yogur y queso) son los alimentos más completos para el ser humano y, por sus incomparables características nutricionales, son insustituibles”, sentencian.

“Presentan ventajas trascendentes para la salud porque, debido a su aporte en cantidad y calidad de proteínas, calcio, vitamina D y fósforo, son indispensables para el crecimiento y desarrollo, y la formación y mantenimiento del sistema óseo y muscular”, explica el dr. Silvio Schraier, subdirector de la carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina de Fundación Barceló, que asesoró en un trabajo de la Fundación que se puede leer a continuación:

Consumo recomendado

Las Guías Alimentarias para la Población Argentina difundidas por el Ministerio de Salud de la Nación, recomiendan consumir 3 porciones de lácteos por día; es decir 1 vaso de leche + 1 vaso de yogur + 30 gr de queso. Son alimentos fuente de calcio, (por porción aportan 200mg) y su importancia radica en el porcentaje de absorción del mismo; sabemos que el calcio interactúa en el intestino con los demás componentes de la dieta. En consecuencia, algunos aminoácidos, péptidos, citratos, lactosa, y otros glúcidos favorecen la absorción. Mientras que ciertos compuestos como los fitatos (presentes en legumbres, cereales y semillas), oxalatos (presentes en hojas vegetales), ácidos grasos de cadena larga, fluoruros fosfatos y ciertas fibras pueden reducir la biodisponibilidad del calcio por la formación de complejos insolubles de dicho nutriente.

Déficit de ingesta de calcio

La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNYS) ha mostrado una ingesta deficitaria de calcio. Entre el 95% y el 97% de la población en su conjunto no cubre los requerimientos diarios de calcio. El 94% de las mujeres de 10 a 49 años y el 46% de niños de 2 a 5 años tiene una ingesta inadecuada de calcio.

Durante la adolescencia, debido a las necesidades aumentadas, las ingestas recomendadas de calcio son las más elevadas de todos los grupos biológicos (1200 mg/día). El grupo de mujeres de 10 a 18 años es el que presenta mayor prevalencia de ingesta inadecuada de calcio (98%). De hecho, el calcio es el micronutriente más deficitario y peor adecuado en los grupos más vulnerables de la sociedad. La media de ingesta de calcio en nuestra población nacional fue de 367 mg. en lugar de 1.000 mg. En embarazadas el consumo promedio fue de 446 mg. diarios, versus la recomendación de 1200 mg.

Mitos y Verdades

– Mito: La leche y sus derivados producen cáncer u otras enfermedades

Un estudio difundido en 2013 por la Escuela de Salud Pública de Harvard menciona que así como el calcio y los productos lácteos podrían reducir el riesgo de osteoporosis y cáncer de colon, su alto consumo puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata y de ovario.

Analizando los cinco artículos citados por Harvard para las anteriores afirmaciones podemos ver que:
​1- Genkinger JM, et al. 2006: El artículo indica que “no se observaron asociaciones estadísticamente significativas entre el consumo de leche, queso, yogur, helado, y la ingesta de calcio en la dieta y el riesgo de cáncer de ovario”.

2- World Cancer Research Fund. 2007: Presenta una relación “Probable” entre las dietas altas en calcio y el riesgo de cáncer de próstata y una relación “limitada o sugestiva” para el consumo de lácteos y cáncer de próstata. En ambos casos, se refiere a un efecto sólo aparente con ingestas elevadas de calcio (alrededor de 1,5 g / día o más). Esta misma revisión indica que la información disponible es de baja calidad, demasiado inconsistente, o el número de estudios es muy limitado para permitir llegar a conclusiones sobre la relación entre el consumo de lácteos y el cáncer de ovario.

3- Giovannucci E, et al. 1998 y 2007: Estos artículos muestran una relación entre el consumo de calcio y cáncer de próstata sólo en ingestas iguales o mayores a 2.000mg/día provenientes tanto de alimentos como de suplementos.

Estos resultados deben ser interpretados con cuidado, ya que los niveles de ingesta de calcio que se estudiaron, corresponden con los niveles superiores de ingesta tolerables para este nutriente.

Asimismo, tal como indica una fact sheet sobre calcio publicada por National Institutes of Health (organismo citado en la nota), varios estudios epidemiológicos han encontrado una asociación positiva entre el consumo elevado de calcio/lácteos y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata, pero otros han encontrado sólo una relación débil, ninguna relación, o una asociación negativa. Se necesita investigación adicional para aclarar los efectos del calcio y los productos lácteos en el riesgo de cácer de próstata y dilucidar los mecanismos biológicos potenciales.

– Mito: Se pierden los nutrientes en el momento de la pasteurización
​La pasteurización de la leche es el proceso por el cual se eliminan los microorganismos nocivos y bacterias que pueden provocar enfermedades, no las vitaminas y minerales que posee.

– Verdad: Puede consumirse leche para hidratarse
Para hidratarnos, no se debe consumir únicamente agua o gaseosas, la leche y sus derivados como el yogur bebible; es también una buena bebida ya que a pesar de tener grasas, gran parte de ella está compuesta por agua.

– Mito: La leche en polvo es igual a la líquida. Pierde nutrientes
La leche en polvo se consigue mediante un proceso de deshidratación por el que se elimina toda el agua de la leche convencional. Si bien muchos creen que es más artificial que la líquida, esto no es así. Las propiedades y nutrientes que posee se mantienen en la misma proporción.

– Mito: Para tener huesos sanos es fundamental consumir leche, yogur y queso
​La leche y sus derivados son una fuente rica en calcio por lo que es importante consumirlos para fortificar los huesos. Además, hay que tener en cuenta que existen varios alimentos que contienen calcio, como son los frutos secos y las legumbres, que son útiles para complementar la ingesta de calcio lácteo contribuyendo a cubrir la ingesta diaria recomendada. Si bien hay alimentos vegetales que aportan calcio, como se mencionó anteriormente el porcentaje de absorción y biodisponibilidad del mismo es significativamente menor, ya que tienen otros constituyentes como oxalatos y fitatos que interfieren en la absorción del calcio.

Fuente: Clarin

 

Comparte el articulo

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp
Share on telegram
Comparte en Telegram
Share on google
Comparte en Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por suscribirse!

En pocos días comenzara a recibir todas nuestras novedades  acerca de Apymel.

¡Que tengas un lindo día!