El gobierno calificó como “desesperante” la situación del campo.

A raíz de las persistentes precipitaciones y las crecidas de los ríos, el 80 % de los tambos de la provincia están inundado “y el resto no tiene caminos para sacar la producción”, precisó el secretario de Lechería de Santas Fe, Pedro Morini. Otra consecuencia es la mortandad de la hacienda. Las constantes precipitaciones de […]

El ministro Contigiani levantó la voz

El ministro de Producción, Luis Contigiani, calificó como «un tsunami» al temporal que afecta a la provincia y criticó a los funcionarios de la Nación: «No alcanza con venir a Santa Fe a teorizar sobre el cambio climático, se necesitan ayudas concretas, créditos para superar este evento extraordinario». «Deberían estar trabajando junto a las provincias en soluciones concretas», dijo y pidió «más compromiso» a esos mismos funcionarios. Con un perfil más alto que el acostumbrado para funcionarios del área, Contigiani tampoco tuvo pelos en la lengua al ser consultado sobre la visita del presidente Mauricio Macri a las zonas afectadas (ver aparte): «No sé los detalles de lo que hizo el Presidente, pero sea lo que sea, en términos de política, contradice el discurso de federalismo e institucionalidad».

El ministro Contigiani señaló que «en el marco de la situación de emergencia que presenta nuestro territorio, pondremos a disposición del sector productivo una batería de herramientas de apoyo en las que estamos trabajando: un fondo rotatorio para el sector arrocero de 20 millones de pesos».

También apuntó a un pedido «ante Nación para que acelere el fondo compensador a productores tamberos de 50 centavos por litro de leche -en los primeros tres mil- de los cuales 10 centavos son aportados por el gobierno provincial, lo que nos significa más de 30 millones de pesos». Y colgó, de paso, un tercero: «La solicitud al gobierno nacional para que firme el convenio y quede operativa la línea de créditos para tamberos que la provincia tiene lista hace 40 días; y un fondo para la cuenca cañera; entre otras».

El funcionario se explayó ayer en declaraciones radiales analizando que «el impacto del evento climático ha sido muy agresivo, ha puesto en crisis al sector productivo de la provincia» y afirmó que «el 80 por ciento de la cuenca lechera está bajo agua, con pérdida de animales y caída de producción muy grande en un sector que ya venía en crisis».

«En otros casos como en el de la soja en el que teníamos buenas expectativas, está en stand by, no sabemos qué daños y perspectivas vamos a tener», agregó. Contigiani explicó que «si bien la idea es dar esperanza, pero la situación es de desastre, en algunos casos como la lechería esto ha sido como un tsunami».

En ese marco alertó sobre la escasa ayuda que se recibe por parte de la Nación. «El sistema de emergencia ya no alcanza para cubrir las consecuencias de los eventos climáticos actuales», dijo para aclarar que no es acorde a lo que sucede para ayudar al sector productivo.

Consultado en el marco de la Comisión Técnica que evaluará la extensión de la emergencia agropecuaria, debido a las consecuencias de las lluvias y crecidas en las zonas rurales de la región, el ministro de la Producción, aseguró: «Determinamos la necesidad de declarar emergencia y desastre, ya que hay sectores, como la lechería y el arroz, que superan el 50 por ciento de daños en la producción».

Con relación al impacto del fenómeno de «El Niño» en la región, expresó: «Este tipo de regímenes agrícolas, totalmente desbalanceados y cerca del monocultivo, producen sistemas que no alcanzan a absorber el agua».

Asimismo, Contigiani se refirió a la relación entre la siembra directa y el monocultivo y la apropiada absorción del agua: «En sí misma, la siembra directa no es el problema. El problema es el sistema que tiende al monocultivo». «En el presente, el balance para absorber el agua no llega a 500 mm en el año. Antes, teníamos un régimen agropecuario preparado para absorber de 1000 a 1200 mm», precisó.

FUENTE: Página 12 – Rosario

Productores lecheros advierten que todos los tambos de Santa Fe están afectados por las inundaciones

En declaraciones a Télam, Aimaro destacó que «la cuenca lechera santafesina vive el peor desastre que vi en 49 años» y aseguró que «lo que más preocupa no es el presente, sino el futuro, porque el productor tambero ya estaba al límite».

«Ya está cortada la cadena de pagos en algunos pueblos, ya que de la lechería viven localidades enteras», agregó y resaltó que «cuando baje el agua, debería haber un comité con un ingeniero y un veterinario que releve productor por productor para ver los
problemas que tienen y asistirlos financieramente».

Por su parte, el ministro de Producción santafesino, Luis Contigiani, dijo que el impacto de las lluvias «fue muy agresivo» y lo calificó como «un tsunami», con «pérdida de animales y caída de producción muy grande en un sector que ya venía en crisis».

«En otros casos como en el de la soja, en el que teníamos buenas expectativas, está en stand by, no sabemos que daños y perspectivas vamos a tener», aseguró el funcionario.

Los productores tamberos afirman que «es un tiro de gracia», la peor crisis de la historia del sector es que las inundaciones que se están registrando producen un caos logístico y agravan las finanzas de la actividad.

En tanto, Rodolfo Tkachuk, coordinador del Consorcio de Experimentación Agrícola (CREA) Santa Fe Centro, afirmó a la prensa que «hay tambos aislados sin posibilidad de sacar la leche y llevar insumos, como el alimento balanceado» y agregó que «se están reportando caídas del 30 al 50% en la producción, un verdadero golpe al futuro».

Finalmente, Gustavo Vionnet, presidente de la Sociedad Rural del departamento Las Colonias, puntualizó a Télam que «las extraordinarias lluvias derivadas del fenómeno de El Niño provocaron cuantiosas pérdidas en las pasturas estimadas entre el 80 y el 100%, lo que sumado a la baja en la producción tornará complicado el financiamiento de la implantación de nuevas pasturas para el año que viene, con su consecuente impacto en la rentabilidad de los productores».

FUENTE: Telám

Debido a caminos intransitables los tamberos deben tirar la leche

Si bien admiten que aún es precipitado evaluar los daños provocados por las lluvias de abril, que no dan tregua, los referentes de distintos sectores productivos de la provincia coinciden en que la situación es crítica. Las inclemencias del tiempo comprometen a la cuenca lechera, la agricultura, la ganadería, la avicultura, la apicultura y demás actividades vinculadas al campo.

En el caso de los tambos, donde a diario debe trasladarse la producción, la situación se agrava por el estado de los caminos. Eduardo Tonutti, vicepresidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), aseguró a UNO que se vieron perjudicadas las tres cuencas lecheras de la provincia, tanto la de Paraná Campaña, la de Nogoyá y la de la zona sur, que comprende a la zona de Gualeguaychú y Concepción del Uruguay.

“El sector está muy afectado. La caída que registra la producción debido a las lluvias ya es del 30%. El hecho de que pasen los días y no haya posibilidad de que la tierra se seque y se vaya oreando complica más el trabajo en el campo”, sostuvo el dirigente, quien analizó que una vez que deje de llover va a requerir que pase un tiempo para que la situación logre normalizarse: “Si mejora la cuestión climática, los caminos se van a secar, pero por lo general quedan destruidos. Ya en la actualidad hay muchos que están intransitables y sabemos que hay productores tamberos que tienen que tirar la leche porque no cuentan con caminos para entregarla”.

En condiciones normales, en Entre Ríos se producen en promedio 1,5 millones de litros de leche diaria. En la actualidad, además de bajar el volumen de la producción también se ve comprometida la calidad. “Los animales sufren mucho. Estar permanentemente en el barro les produce estrés y afecta la calidad de la leche”, expresó Tonutti, quien a su vez aseguró que el tema de los accesos es uno de los grandes déficits que tiene la Provincia con el sector productivo, que hace tiempo viene reclamando que se mejore la situación.

Por otra parte, se refirió al mayor costo que tiene el sector para sostener la actividad, ya que al no contar los campos con pasturas para que los animales se alimenten, deben invertir en productos balanceados y granos. Al respecto, explicó: “Ese mayor costo afecta la rentabilidad del sector. Hay muchos emprendimientos pequeños o con características familiares y sabemos que esta situación los puede desalentar a continuar en la producción de leche”.

“Seguramente las industrias trataremos de colaborar para que se pueda amortizar el mayor costo para producir la leche”, dijo Tonutti, en un contexto en que está contemplado que las pérdidas en el sector puedan incrementarse por los efectos de las inclemencias del tiempo.

Por último, comentó: “El viernes estuvimos reunidos con el ministro de Producción de Entre Ríos, Carlos Schepens, y le planteamos que el sector más vulnerable es sobre todo el de la producción familiar y que hay que salir rápidamente a asistirlo, no solamente por este factor climático, sino porque hay una situación de crisis que afecta al sector desde hace tiempo”.

Notable caída en la demanda

El sector tambero está compuesto en gran parte por emprendimientos familiares. Quienes se dedican a la actividad conocen el sacrificio que insume levantarse de madrugada a ordeñar, aún en las condiciones más adversas. “Tenemos tambo y hacemos quesos. Si bien no tenemos problemas para sacar la producción porque estamos a 100 metros de la ruta, la demanda ahora cayó un 50%”, contó a UNO Ariel Schon, de la zona de Don Cristóbal Segundo.

La cosecha gruesa está afectada en un 40%

Elvio Guía, director de Federación Agraria Argentina (FAA), señaló a UNO: “Todavía no se han podido evaluar las pérdidas porque sigue lloviendo y día a día se pierde parte de la cosecha y la productividad. No se puede cosechar y se sigue pudriendo la soja, continúan las dificultades en las lecheras, por el tema del barro se atraviesa una situación calamitosa”.

El dirigente aseguró que la situación se agrava a diario. “Más allá de las lluvias fuertes que hubo y del desastre que provocaron en la zona norte, sobre todo en La Paz, Federal y Feliciano, la situación se va replicando en todos los lugares. La lluvia persistente no deja que se pueda tomar dimensión de los daños, porque hay sectores aislados y no se puede llegar a los campos a evaluar las pérdidas”, dijo, y agregó: “Estimamos que la tierra va a quedar afectada, porque la gente no va a esperar a que seque para cosechar. Hoy ya tenemos pérdidas del 40% de los lotes, pero todavía no sabemos cuántos días más va a estar el tiempo así”.

Por su parte, el productor Alfredo Bel comentó: “El panorama es muy comprometido. Tenemos afectadas las actividades agrícola, la lechera, los cultivos intensivos, la citricultura. Tantos días sin sol, con lluvia y lloviznas, deteriora la calidad de los cultivos y también produce enfermedades, sobre todo hongos”. En este marco, agregó: “Hay expectativas en torno a cuando se componga el tiempo, pero ya hoy se puede hablar de que existe una afectación importante, de 350.000 hectáreas de soja, más otros cultivos de la cosecha gruesa afectada”.

Los referentes del sector rural concuerdan en que los efectos pueden ser a largo plazo y esperan que se pueda evaluar de manera definitiva el nivel de pérdidas para pedir apoyo al gobierno.

La apicultura también se vio muy afectada 

El Departamento Feliciano fue uno de los más afectados por las lluvias que castigaron a la provincia desde principios de mes. En la zona funciona la cooperativa apícola El Colmenar, un emprendimiento que posibilita a muchos productores poder desarrollar la actividad en un ámbito postergado. Con respecto a la situación actual, Juan Pablo Torres, su presidente, contó a UNO: “Hubo muchas pérdidas de colmenas que se las llevó el agua. Además no pudimos cosechar nada, y lo poco que cosechamos en enero no puede venderse, porque no hay mercado”.

Asimismo, indicó: “Está paralizado el comercio exterior, los insumos subieron, el precio cayó. Necesitamos apoyo del gobierno nacional para poder salir adelante de esta crisis que atraviesa el sector”.